El tema de la pérdida de grasa es sin duda el más preguntado y que genera mayor interés. Por esa misma razón voy a revelar las 5 claves para poder perder grasa y que si cumplís adecuadamente, podréis obtener los resultados que tanto deseáis. Entonces, no me enrollo más y ¡vamos con ello!

Primera clave y más importante: el balance energético dirige el camino. Lo primero que tenemos que saber es que para perder grasa es esencial generar un déficit calórico, es decir, tenemos que gastar más energía de la que consumimos. Esto se puede hacer a partir de dos estrategias fundamentales: la intervención dietética y la introducción de actividad física. Lo más conveniente será combinarlas para poder asegurar este déficit energético que activará los mecanismos de pérdida de grasa. Pero… ¡cuidado, no os paséis demasiado el déficit ya que estos mecanismos pueden volverse en nuestra contra y dificultar el proceso!

Segunda clave: asegura la ingesta de proteína diaria. Si estamos en un proceso de déficit energético, en nuestro cuerpo predominarán reacciones catabólicas y nuestro cuerpo activará mecanismos que nos aporten energía… ¿cómo lo realizará? A partir de la degradación de sustratos metabólicos como puede ser el tejido muscular. Por esto, debemos evitar a toda costa que el déficit pueda llevarse por delante toda la masa muscular que hemos ganado previamente. Por lo tanto, si nuestras necesidades de proteína se ven aumentadas, tendremos que aportar más proteína a partir de alimentos ricos en aminoácidos esenciales y que tengan un buen perfil de absorción para que nuestro organismo pueda utilizarlos.

Tercera clave: que las verduras y hortalizas sean la base de tu dieta. Esto se aplica a todos los protocolos nutricionales ya que son alimentos con poco aporte calórico y alta densidad nutricional. Esto quiere decir que en pocas calorías hay muchísimas vitaminas, minerales y componentes bioactivos beneficiosos para nuestra salud. Además, aportarán fibra que nos saciará muchísimo, manteniendo nuestra hambre a raya y mejorará tanto nuestro sistema digestivo como nuestra flora colónica. Así que, ya sabéis…¡llena todos tus platos de tus frutas y hortalizas preferidas!

Cuarta clave: entrena intenso. Esto va a ser fundamental, sobre todo una vez llevemos un tiempo con la dieta para la pérdida de grasa porque gracias al entrenamiento podremos comer más y seguir mejorando nuestra composición corporal. Además, el entrenamiento de pesas va a ayudar a que nuestro ambiente hormonal esté en equilibrio con nuestro organismo y que nuestro metabolismo sea muy eficiente. Como lo leéis, ¡entrenar fuerza aumenta nuestra tasa metabólica!

Quinta clave: keep calm y descansa. Casi siempre nos olvidamos de la importancia que tiene el descanso para progresar. Tened en cuenta que después de todo el día, nuestro organismo necesita un tiempo en el que restaurar todo el daño generado en el entrenamiento y el estrés que genera el propio déficit. Es imprescindible asegurar una adecuada recuperación que ayudará a que nuestros niveles de cortisol sean bajos, ya que, si estos se mantienen altos durante mucho tiempo, pueden impedir que sigamos perdiendo grasa ¡e incluso que la recuperemos! Por esta misma razón, es necesario que todos los días podamos descansar el tiempo que cada uno de nosotros necesitemos.