Esta es una pregunta que me hacen con relativa frecuencia. Personas que por mucho que entrenen, coman bien y descansen no mejoran me preguntan desesperadas si esto es por que son personas que no responden al entrenamiento de fuerza. Esto no es así, al menos no del modo que ellos piensan. Que una persona progrese o no depende de muchas variables ya que el proceso de ganancia de masa muscular se ve condicionado por muchos factores tanto externos como internos. Es decir, que sí, es posible que se esté haciendo todo bien y que aún así no se responda TAN BIEN como se espera o del mismo modo en el que lo haría otra persona. Eso sí.

Entonces, vamos a analizar los factores internos que pueden hacer que haya personas menos respondedoras a otras.

Las células satélite constituyen una variable a tener en consideración a la hora de cuantificar la hipertrofia muscular ya que se ha visto que existe una relación directa entre el aumento de la sección trasversal del músculo con un incremento de estas células. Efectivamente, en sujetos menos respondedores existe una menor proporción de estas células, así como el incremento de mionúcleos (núcleos de células musculares implicados en procesos de hipertrofia).

Los tipos de fibras musculares también son importante factor para considerar. Existen dos tipos principales (para no enrollarme demasiado), las fibras rápidas o blancas y las fibras lentas o rojas. Se ha visto que las primeras son más abundantes en deportistas que entrenan fuerza, siendo estas más sensibles al crecimiento muscular. Por tanto, sujetos menos respondedores parecen tener menor cantidad de este tipo de fibras blancas.

A raíz de esto podemos también deducir que los sujetos menos respondedores tienen una mayor tasa de biosíntesis mitocondrial. Aunque suene un poco confuso porque, al fin y al cabo, los procesos de ganancia de masa muscular son altamente costosos (energéticamente hablando) pero es que, si os días cuenta, células rápidas son células con un mayor contenido en mitocondrias, haciendo a estos sujetos más fuertes frente a trabajos de resistencia.

También se piensa que esta falta de respuesta puede estar relacionada con factores hormonales, concretamente a nivel de respuesta androgénica. Sabemos que la testosterona es una hormona que actúa sobre receptores androgénicos, estimulando a nivel muscular procesos de síntesis proteica, proliferación de células satélite y ganancia de masa muscular.

Se ha visto que efectivamente, en personas poco respondedoras la respuesta durante el periodo post entrenamiento es muy diferente del de personas respondedoras. Por un lado, la sección trasversal apenas sufre modificaciones mientras que en personas respondedoras puede llegar a haber entre un 20-30% de hipertrofia aguda, acompañado de un incremento considerable de la síntesis de proteínas musculares. Esto se piensa que también puede estar relacionado con el contenido ribosomal, ya que son los principales orgánulos celulares implicados en procesos de síntesis de proteínas celulares. Por tanto, sujetos no respondedores posiblemente no estén teniendo un incremento de estos orgánulos, imprescindibles para finalizar el proceso de síntesis de nuevas estructuras celulares.

Muchas de estos parámetros permanecen como cuestión de debate ya que se necesitan más estudios para afirmar con seguridad la veracidad de estas relaciones con la causalidad, en este caso con la ganancia de masa muscular.

Pero algo que sí está claro es que sí existen personas que son menos respondedoras a la ganancia de masa muscular que otras, pero eso no quiere decir que sean personas que estén condenadas a mantenerse de la misma forma. Como con todo, la clave será adaptar los factores que se pueden controlar (entrenamiento y dieta) a sus necesidades y con tiempo (quizás más que la media) se irán consiguiendo los resultados. Pero debemos ser pacientes ya que los procesos de ganancia de masa muscular requieren mucho tiempo, por lo que no podéis esperar mutar de un día para otro, ni de un mes para otro, ni siquiera de un año para otro. Se necesitan años de cumplimiento y disciplina para poder dar lugar a resultados notorios en cuanto a volumen muscular.

BIBLIOGRAFÍA:

  • Baguet, A., Everaert, I., Hespel, P., Petrovic, M., Achten, E., & Derave, W. (2011). A new method for non-invasive estimation of human muscle fiber type composition. PLoS One, 6(7).
  • Chicharro, L y Vaquero, F. (2006). Fisiología del ejercicio.Wilmore, J y Costill, D. (2004). Fisiología del esfuerzo del deporte.Prof. Jairo Reyes Magister en Fisiología del Ejercicio.
  • Conceicao, M. S., Vechin, F. C., Lixandrao, M., Damas, F., Libardi, C. A., Tricoli, V., … & Ugrinowitsch, C. (2018). Muscle fiber hypertrophy and myonuclei addition: a systematic review and meta-analysis.
  • Haun, C. T., Vann, C. G., Roberts, B. M., Vigotsky, A. D., Schoenfeld, B. J., & Roberts, M. D. (2019). A critical evaluation of the biological construct skeletal muscle hypertrophy: size matters but so does the measurement. Frontiers in Physiology, 10, 247.
  • Jiang, M., Ma, Y., Chen, C., Fu, X., Yang, S., Li, X., … & Li, Y. (2009). Androgen-responsive gene database: integrated knowledge on androgen-responsive genes. Molecular endocrinology, 23(11), 1927-1933.
  • Mobley, C. B., Haun, C. T., Roberson, P. A., Mumford, P. W., Kephart, W. C., Romero, M. A., … & Martin, J. S. (2018). Biomarkers associated with low, moderate, and high vastus lateralis muscle hypertrophy following 12 weeks of resistance training. PLoS One, 13(4).
  • Ogborn, D., & Schoenfeld, B. J. (2014). The role of fiber types in muscle hypertrophy: implications for loading strategies. Strength & Conditioning Journal, 36(2), 20-25.
  • Roberts, M. D., Haun, C. T., Mobley, C. B., Mumford, P. W., Romero, M. A., Roberson, P. A., … & McCarthy, J. J. (2018). Physiological differences between low versus high skeletal muscle hypertrophic responders to resistance exercise training: current perspectives and future research directions. Frontiers in physiology, 9, 834.